El vuelo de las moscas cojoneras

Las miodesopsias o 'moscas volantes' son opacidades que se forman a veces en el vítreo del ojo y tienen carácter permanente. Para quienes las tienen, se perciben como sombras que pululan por el campo visual, a menudo comparadas con puntos, hilos o telarañas. La oftalmología las considera por sí solas un problema menor. Hoy en día, no las trata porque no dispone de un remedio eficaz; no obstante, sostiene que se dejan de percibir con la costumbre. Cuestionada esta afirmación por muchas personas, este blog nace para comprobar su veracidad sobre mi caso particular. Pero no persigue una experiencia científica, sino expresiva.
[Aviso: ÉSTE NO ES UN BLOG DE MEDICINA. Para leer una descripción médica de las miodesopsias, visita este enlace.]

·

27/3/08

La atención


Hoy voy a hablar de la Madre del Cordero, la clave de todo este asunto, el principio y el fin. Se trata de la atención. Ya he introducido el tema en varias ocasiones, pero tenía pendiente abordarlo de forma integral y monográfica. Aún quedan cosas que decir. Y una vez dichas, aún hay que repetirlas mucho. Pues la verdad, si se me permite la presunción, suele ser por sí sola olvidadiza, y sólo con perseverancia puede persistir en la mente de la audiencia.

Las moscas volantes que, según los médicos, “sólo molestan” son un problema de atención. Un problema de atención que reside en el sentido de la vista. Luego no son estrictamente un problema de visión. Lo mismo que si tenemos unos zapatos que nos hacen daño, no tenemos un problema de movilidad: podemos caminar igual, pero a costa de un efecto o afecto desagradable que interfiere sobre el acto de desplazarse a pie.

Las miodesopsias, cuando decimos que “sólo molestan”, son un objeto adicional que se dibuja sobre la retina. No se trata de una ausencia de visión, sino de un añadido, a menudo con cierto grado de transparencia, que no tapa el mundo al que miramos, sino que lo matiza. Como dijo un amigo mío, “no vemos menos, vemos distinto”. La imagen obtenida, por tanto, se encuentra salpicada por puntuales distorsiones que no afectan a la visión en su sentido más práctico o supervivencial.


Ahora bien, ¿significa esto que las miodesopsias sean poca cosa? El oftalmólogo nos dice: “no les prestes atención” o “te molestan porque les prestas atención”. Según los oculistas, cuando percibimos las moscas volantes o cuando nos sentimos molestos por ellas, somos los responsables de nuestra desgracia. Esto se debe al siguiente planteamiento subyacente: la atención es el origen, las moscas son su consecuencia.

Esto es verdad a simple vista. Pero, llevada a su extremo, la afirmación se revela como traicionera. En primer lugar, conviene recordar que la atención es un recurso fundamental para la actividad visual.
Nosotros no operamos a pelo con lo que nos entra por los ojos, sino que sometemos a esa primera imagen sensible a una elaboración intelectual. De no ser así, no tendríamos por qué advertir el coche que se acerca de frente cuando pensamos hacer un adelantamiento, pues probablemente éste sólo ocupe una porción muy pequeña de nuestro campo visual.

La atención está detrás de nuestra interpretación del campo visual. Por medio de ella, y de manera espontánea, discriminamos lo que nos interesa y lo que no, y sólo a partir de esta jerarquización podemos interpretar lo que tenemos delante. Se trata de una fina zona de sensibilidad que se encuentra entre los caóticos datos recibidos por la retina y las representaciones primeras que hacemos de los objetos en nuestro cerebro. Es, por tanto, una facultad necesaria.

Las moscas volantes, por sus características, tienen tendencia a concentrar la atención, es decir, a absorberla. Que lo hagan es un indicio de que la atención funciona como debe funcionar. De otro modo, ¿por qué razón se puede ignorar una mosca enorme en el centro de la vista y no un coche al fondo de la carretera?

Por tanto, en mi opinión, el error de la oftalmologí
a está en entender la pérdida de atención como la principal causa de las moscas volantes, y no como su principal y más grave consecuencia. Es decir, el problema no es que empleemos la atención en ver las moscas, sino que las moscas deterioran ésta en tanto su funcionamiento es apropiado y normal. Se produce pues la pérdida, la absorción de la atención del observador a causa de un persistente estímulo improductivo.

No se trata de que se les “preste” atención, sino de que “llaman” la atención. Y siendo la atención un recurso limitado de la actividad visual, su monopolio por parte de las moscas volantes pone de relieve una disfunción de la misma. Tenemos pues un arma de doble filo: el beneficio se constituye en problema. La atención, una herramienta necesaria, se autodestruye en su propia lógica. Para escapar de este círculo vicioso, estamos obligados a hacer una renuncia: la solución pasa por que la atención deje de funcionar como debe, esto es, que desista de su lógica.

Es lo que hace el oculista: cuando nos pide que renunciemos a atender a las moscas, nos pide inevitablemente que renunciemos a atender a otras cosas.

Imagen por Jarrad, en Veritography.com.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA,ES LA PRIMERA VEZ QUE COMENTO EN TU PAGINA,AUNQUE YA HE ENTRADO VARIAS VECES.Decirte que estoy de acuerdo contigo en todo.Este es el peor problema de ojos que te puede tocar aparte de la ceguera,y yo llevo desde los 10 años desesperada,ahora tengo 21.TENGO MOSCAS MUY MUY SEVERAS.sOLO DECIRLE A LA GENTE QUE LLEVO MUCHO TIEMPO SUFRIENDO CON ESTO,QUE PIENSEN EN LA VITRECTOMIA,YA QUE HOY EN DIA LA TECNICA DE LA VITRECTOMIA ES MAS SEGURA Y LO S RIESGOS SON MUY RAROS,ECEPTO LA CATARATA,PERO ES PREFERIBLE LA CATARATA A ESTO.Y si los medicos no quieren hacersela que sigan insistiendo,es la unica solucion efica que hay y no vamos a esperar el resto de nuestra vida una solucion menos ariesgosa.

BESITOS

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.
Uno puede elegir no prestar atencion a los estimulos visuales. De hecho es la forma que tengo de pasar de las moscas. Es como poner la vista en blanco, veo pero no percibo.

Pero atender a unos estimulos y a otros no al menos para mi es sumamente dificil.

Y ni que decirse que renunciar a los estímulos que nos llaman la atencion a traves del sentido de la vista implica serios riesgos.

Conduciendo alguna vez he tenido algun susto...

En fin..cada vez que pienso en las tonterias (por no decir otra palabra mas fea) que se investiga hoy dia (cremitas varias para la pata de gallo por ejemplo..) y que a los que nos quejamos de esta afeccion se nos tome por hipocondriacos.....

Ay que joderse...

juan d. dijo...

Hola, queridos anónimos. Digo en serio lo de queridos, porque sois una parte importante de este blog. A menudo, quienes hacen un comentario en público, no son dados siquiera a utilizar un pseudónimo. Lo comprendo. Por desgracia, este no es un blog cualquiera, sino un blog para hablar de algo que nos disgusta y que solemos llevar en silencio en la vida cotidiana. Sabemos que no sirve de nada que quienes nos rodean tengan presente lo que nos pasa.

Respecto al primer anónimo, el de la chica, me alegro y me siento agradecido por que estés de acuerdo en lo que vengo diciendo. Me llama la atención que el problema te afecte tanto aún llevando con él 11 años, y encima desde una edad tan temprana. Normalmente, cuando una limitación nos afecta desde pequeños, tendemos a darle menos importancia. Lo que más daño nos hace son las pérdidas cuando vamos mayorcitos.

Por otra parte, desconfío de que por insistir el médico vaya a acceder en operarnos. En tal caso, creo, sería poco profesional. En mi opinión, la necesidad de una operación no debe estar sujeta a lo que insista el paciente, sino a criterios objetivos de necesidad y de posibilidad. Ahora bien, yo abogo por que esos criterios objetivos cambien. Desde que las moscas volantes no se consideren una estupidez, comenzará a apremiar el hallazgo de una solución. Y tú, ¿has probado a insistirle al médico? Si sacas algún resultado, no dejes de comentarnos!

El 2º anónimo: yo también estoy totalmente de acuerdo contigo. Además, me ha estusiasmado la forma en que lo has dicho. Sobre "las tonterías que se investigan hoy en día" tienes toda la razón. Es el mundo al revés. Por una parte salen los anuncios diciéndonos que tener una arruga es un drama, y por el otro vienen los oculistas a decirnos que lo que vemos es una chorradísima. Yo creo que este asunto no está considerado como se merece. Espero que eso sea una cuestión de tiempo.

Me alegro mucho de que paséis por aquí de vez en cuando. Espero que no dejéis de hacerlo y, por supuesto, no os cortéis de comentar cuando os apetezca. Estoy convencido de que aún queda mucho que decir sobre el asunto éste. Que todo vaya lo mejor posible!
Abrazos.

Gonzalo dijo...

Hola Juan yo tambien hice comentarios anonimos pero tienes razon, es mejor que pongamos un nombre para saber reconocernos y saber por donde van los tiros.Yo hice una replica sobre lo de las fuerzas bruscas en el ojo.Saludos anonimos.

juan d. dijo...

Hola Gonzalo. La verdad es que lo de los anónimos no lo decía como un reproche, faltaría más. Me alegro de todas formas de que hayas hecho la presentación; me alegro de conocerte. Respecto a lo de las fuerzas bruscas en el ojo... me sigue pareciendo como matar moscas a cañonazos.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Sera de muy mala persona desearle a los más destacados oftalmologos del mundo que se le produzcan unas miodesopsias, asi comprenderan lo que se siente y lo dificil que es ignorar algo que estamos viendo.
Puede que de esta forma aceleren estudios para poder curarlas o eliminarlas.

Anónimo dijo...

hola chico yo hace once años que tengo esa porquería porque creo que no hay nada bueno para describirlo,yo a lo largo de tiempo ignoré mi problema solo cunado me salieron más empecé apreocuparme pero no pase de ahí pues cuando fui al oftalmólogo este ni siquiera me dijo como se llamaba .bueno hace unos meses me han torturado la vida pues en un dia que tocí muy fuerte parece ser que me salieron más de ahí que comencé a indagar en internet,he conseguido algun que otro amigo en el chat con el que hablo para no sentirme tan sola.No sé pero cuando estoy en la calle miro a la gente y me preguntó se ven tan sanos ellos ni se imaginan que yo tengo esa basura.pero nda lo unico que me dá esperanzas es Dios el será el unico y es el unico que mme da aliento de vida para seguir luchando .si quereis si os interesa mi correo es lashadas89@hot... chao suerte

Anónimo dijo...

yo tengo 33años y las sufro y lo estoy pasando muy mal.pues detesto mirar a la luz del día.me causa mucha angustia y malestar.

Anónimo dijo...

Hola! Tengo 46 años y empece con esto a los 28, durante mi segundo embarazo. Cada vez han ido aumentando mas.En su gran mayoria hasta hace poco afectaban el ojo derecho (son muchas), tantas que en los controles de los ultimos años el oftalmologo no me ha podido medir con esa maquina que usan porque me ha dicho que no logra atravesar esa espesura. Ahora desde hace unos pocos meses noto que estan apareciendo mas en el ojo izquierdo (por año tuve muy pocas en el) y eso me asusta mucho porque si ya tuviera ambos ojos como el derecho pues no podria hacer muchas cosas, incluso no podria ya salia caminando a la calle porque esta muy turbio y el movimiento de las manchas me marea.
Esto me ha tenido muy angustiada como desde lo 30 años en adelante y como por alguna parte lei si produce depresion y quita la ilusion por la vida, ya no se puede apreciar el entorno de la misma manera que a traves de ojos normales
Saludos

Van dijo...

Hola amigos mi nombre es Julio y soy de la ciudad de México, debo decirles que estoy algo impresionado de todo lo que he encontrado en internet respecto de las miodesopsias, pues yo he vivido con esto toda mi vida... y a decir verdad no supe lo que era sino hasta el año pasado que me puse a vagar en internet... estoy sorprendido porque durante toda mi vida yo siempre pensé que era como un super poder... porque? porque las figuras transparentes en mis ojos me ayudan a concentrar mi atención es como si fueran un blanco de tiro, con ello mis prácticas de futbol eran mejores me ayudaban a percibir mejor las distancias y ver detalles en todo con más atención... de verdad nunca lo vi como una discapacidad o algo desesperante, siempre lo he utilizado como una ventaja, por ejemplo al leer, lo utilizo como un apuntador que me ayuda a leer más rápido sirviendo como una pluma o lápiz señalando el renglón y las palabras que voy a leer... además con un poco de práctica puedes aprender a moverlas casi a voluntad... y a mi en lo personal siempre me han parecido como herramientas de mi cuerpo que me hacen diferente y especial sino es que mejor...

Publicar un comentario en la entrada